Lo primero que tengo que decir es que yo no vi “En Tierra Hostil” pero como trabajo en una ciudad pequeña y en un centro sanitario de atención primaria para problemas de visión (vamos en una óptica), no ha habido nadie que no me haya contado lo bárbaros que somos por utilizar teléfonos móviles que usan un material que está arruinando la vida a los habitantes del Congo.  Ahora me voy a tener que sentir culpable por hacer una campaña promocional con un iphone 6

No digo que no sea cierto y que el mundo consumista en el que vivimos nos lleve a cerrar los ojos al drama que se vive en muchos lugares del mundo (pobreza, explotación, esclavitud, ….) con el único objetivo de no perder ninguna de nuestras comodidades ganadas por el azar de haber nacido en Europa, sin embargo, esto es como la donación de dinero, alimentos y ropa para enviar a los pobres de África mientras miramos con desprecio a las personas que pasan hambre a nuestro lado, muchas veces nos sorprendemos a nosotros mismos diciendo cosas como: “no se integran”, “es porque no quieren trabajar”, “es que es más cómodo pedir”,…

Y como yo me siento muy identificada tanto con los que se escandalizan cuando ven programas como el de anoche, como con las personas que hacen donativos para aliviar su conciencia sin mirar más allá (venga confesad, vosotros también lo habéis hecho), me he propuesto contaros mis 5 sencillos propósitos de año nuevo para convertirme en una consumidora responsable, y de paso en una empresaria (por llamarme de alguna manera) sensible con el mundo que me rodea.

Acompaño mis propósitos con ejemplos, que como podréis imaginar, tienen que ver con el mundo de la óptica. Es lo que conozco y con lo que me siento cómoda al hablar y de paso me desahogo.

1. Cuando me ofrezcan algo “barato” me haré varias preguntas:

-  ¿Está fabricado en un país en el que se respetan los derechos humanos?

-  Las personas que han intervenido en el proceso de fabricación, ¿Han cobrado un sueldo justo y han trabajado con las mínimas condiciones de salud e higiene?

-  La tienda que me lo ofrece, ¿Trata bien a sus empleados?, ¿Paga sus impuestos?, ¿Contrata mujeres y mayores de 30 años?, ¿Contrata feos o feas?, ¿El personal está cualificado?

-  La calidad que me ofrecen es la que realmente tiene el producto.

Ejemplo: Cuando una óptica ofrece una gafa progresiva con lente de alta gama a 200€, si realmente es de alta gama, ¿por qué no dice, por ejemplo, lente Varilux S Series 360º, índice 1,67 con tratamiento crizal prevencia? Pues porque con los 200€ del pack completo no te llega ni para pagar uno de los cristales que he nombrado al fabricante, que por cierto, valen lo que valen por la cantidad de ingenieros de I+D+I que han trabajado en su diseño, por la cantidad de operarios altamente cualificados que los fabrican (en Europa con condiciones europeas) y por el precio de la maquinaria necesaria para su fabricación.  En resumen, si realmente fuese una lente de alta gama, te contarían qué lente es.

Ahh importante, fijaros en la edad medida de los trabajadores de una óptica, ¿son sólo recién titulados a los que pagar el 60% del sueldo y despedir con facilidad o se combina con personal con experiencia con un suelto más elevado?  Esto vale para todo tipo de negocios, pero vengo observando en el sector que muchos empresarios se están aprovechando de las ganas y empuje de los recién titulados para dejar luego en la calle a personas cualificadas cuando comienzan a tener experiencia.  Y diré además que es el modelo de negocio de empresas como Corporación Dermoestética, profesionales muy jóvenes y baratos para ofrecer cosas que en ocasiones no necesitas y todos sabemos el resultado.

2. La compra diaria la haré en pequeños comercios,

En un pequeño comercio seleccionan el producto que me venden, me ponen el mejor precio posible en cualquier época del año y me esperan si llego tarde.  Sí, las grandes superficies puede que sean más económicas pero no quiero pensar la presión que hacen a sus proveedores, las condiciones en las que se trabaja en sus almacenes, la cantidad de cosas que no necesito que me van a vender porque tienen todo estudiado, y el dinero que me va a costar la gasolina, que además contamina muchísimo.

No hagamos drama diciendo que las grandes superficies morirán porque hay días y ocasiones para todo, pero si me das a elegir entre que vivan con comodidad los pequeños autónomos y los grandes tengan que espabilar para sobrevivir a que se enriquezcan las multinacionales mientras los autónomos subsisten con precariedad, mi respuesta es clara.

Ejemplo: En la óptica de tu barrio o de tu pueblo, un Diplomado y en algunos casos Graduado en óptica optometría va a invertir en revisarte todo el tiempo que sea necesario, además como te conoce y sabe en qué trabajas y qué te gusta hacer, va a recomendarte los cristales, gafas y tratamientos más adecuados para tu tipo de vida, ni más ni menos.  Además se va a desvivir no sólo porque vayas cómodo, sino porque estés guapo o guapa (que todo cuenta).  Y en este caso hablaré por mí aunque creo que muchos de mis compañeros piensan igual, en una óptica pequeña si hay suerte de tener beneficio extra no se recogen, se re invierten en maquinaria y formación del personal.

3. Miraré las etiquetas de los productos que compro para saber con qué están hechos y dónde.

Seguro que consumiré productos de los que no aprobaríamos su origen pero que al final se hacen ‘necesarios’ para nuestro día a día, eso sí, quiero ser consciente de que lo hago.  Vamos que si tengo la ocasión me comparé un móvil de última generación de la marca de la manzana, llevaré para hacer deporte las zapatillas de la misma marca que Cristiano Ronaldo y Leo Mesi y lo que es peor, seguiré vendiendo Ray-Ban, Carrera u Oakley en la óptica, pero seré consciente de que niños que podrían ser mis hijos han trabajado para que yo pueda disfrutar de esos pequeños placeres y que no todas las gafas de las principales marcas se fabrican en Italia.

4. Respetaré el trabajo de los demás.

Me he dado cuenta de que todos tenemos la tendencia a pensar que nuestro trabajo es el más importante, el más duro y el peor pagado, así que entiendo que en general todos los trabajos son importantes, son duros y están mal pagados.  Es por esto que he hecho el firme propósito de no proyectar mis frustraciones en los demás.  Puede que este sea el propósito que menos me cueste cumplir porque en el fondo yo tengo la suerte de trabajar en algo que me gusta.

Ejemplo.  Todos hemos dicho cosas como “Es que el del taller no ha estado en la universidad 3,4,5 años como yo y cobra 40€ la hora”, “es un ladrón”.  Pues no, no es un ladrón, tú eres tonto que no cobras lo que debes por tu trabajo, sea dar un consejo como abogado, arreglarle un enchufe a un vecino, o en el caso que me ocupa realizar una revisión visual completa de manera gratuita.  Que no cunda el pánico! No voy a cobrar por mis revisiones visuales, entre otras cosas porque me siento reconocida en mi trabajo y en mi casa ya lo hacía así mi padre y mi abuelo y no me siento con fuerzas para cambiarlo. Eso sí esto no me da derecho a obligar a otros a realizar si trabajo de manera alturista o a hacer publicidad de ello.

5. No compraré sin factura.

Esto ya llevo tiempo haciéndolo, en realidad, no soy consciente de si alguna vez he comprado algo sin factura, pero creo que no.  Me duele tanto como al resto pagar impuestos, incluso más que a la media, no nos olvidemos que soy autónoma!.  Como el resto creo que nuestro dinero, en más ocasiones de las deseables, se gasta en cosas que no creo que se deban gastar y se dejan de cubrir necesidades que yo considero fundamentales, pero si cuando tienes la suerte de trabajar no pagas tus impuestos, ¿cómo exigir ayuda cuando se corre peor suerte?

Ejemplo.  Como los clientes son exigentes, en este caso en concreto con razón, ya es poco habitual que se haga “venta a domicilio” de audífonos, que dicho sea de paso, es una práctica ilegal pero todavía se hace.  Claro, las revisiones se hacen con equipos portátiles con menos prestaciones y con peor mantenimiento que los que se encuentran en un establecimiento “vigilado” por sanidad, las condiciones en que se realizan las pruebas no son las óptimas.  Si a esto sumas que no pagan alquiler, cuota de autónomos y seguramente tampoco el IVA, sus precios son muy competitivos pero ¿También las garantías que ofrecen son las mismas?

Se que es una publicación algo más larga de lo que tengo costumbre pero llevo tiempo muy molesta por la publicidad agresiva y desde mi punto de vista engañosa que hay en mi sector, lo que me lleva a pensar que sucede lo mismo con el resto de anuncios y propuestas comerciales que veo a mi alrededor, así que este año me he propuesto ser más consciente del tipo de consumo que realizo y aprovechando que hoy todo el mundo habla de esto que me inquieta he pensado en compartirlo

One thought on “Consumo responsable y productos sanitarios

Comments are closed.