Tal y como comentábamos en el post anterior, la miopía se está convirtiendo en un problema de salud pública, sobre todo en Asia, no en sí por el hecho de ser miope sino por los riesgos asociados a este defecto visual, entre los que destaca el desprendimiento de retina.

Por esta causa, aunque todavía no existen demasiados estudios clínicos con resultados relevantes sobre cómo se puede frenar su progresión, creo que vale la pena que cuente aquí la experiencia realizada por Thomas A. Aller y Christine Wildsoet en la escuela de optometría de la universidad de Berkeley, California.

Esta experiencia se realizó en 2007, comparando a dos niñas de 12 años, gemelas idénticas con una miopía baja y muy similar (alrededor de 1,5D) y se basa en las teorías que indican que la borrosidad en retina periférica es uno de los factores que produce un incremento de la miopía.

Los investigadores procedieron del siguiente modo:

  • Se les realizó una revisión inicial para determinar sus forias (desviaciones oculares) en visión próxima y visión lejana.  Graduación, medidas corneales y longitud axial del ojo
  • Una de las gemelas fue corregida con unas lentes de contacto blandas monofoacales de re-emplazo quincenal, con elevado paso de oxígeno.
  • La otra gemela fue corregida con unas lentes de contacto blandas multifocales, de un material equivalente a las monofocales y de re-emplazo también quincenal.
  • Utilizaron las lentes de contacto como método único de corrección, alrededor de 12 horas/día (también en fin de semana):

Tras pasar 12 meses, la evolución de ambas fue la siguiente:

evolucion miopía

Pasado un año, la niña que utilizaba lentes de contacto bifocales no sufrió apenas modificación en su graduación, en ambos ojos sin embargo la que utilizó monofocales aumentó su graduación alrededor de 1D.

Las medidas corneales de ambas gemelas fueron similares, sin embargo, en la que utilizó lentes monofocales como método de corrección sin embargo, la longitud axial de su ojo había aumentado de forma coherente con el incremento de graduación.

A partir de los 12 meses, ambas gemelas pasaron a utilizar las lentes bifocales como único método de corrección de la miopía.  En la que las utilizaba desde un comienzo la miopía siguió estable y en la segunda sufrió una ligera regresión.

De estos datos, dado que es un único caso particular, no se pueden sacar conclusiones con validez estadística, pero tras otras experiencias con primates y diversos estudios sobre la borrosidad central y periférica en la retina, este método se está empezando a considerar de validez para la corrección de miopía en niños con un doble objetivo:

  • CORRECCIÓN DEL DEFECTO REFRACTIVO (corregir la miopía)
  • TRATAR DE EVITAR SU PROGRESIÓN

Como siempre, recomendamos leer el artículo original (Clin Exp Otom 2008; 91:4:  394-399)