A qué puede dedicar una chica moderna una mañana de lunes libre en la que comienzan las rebajas? Pues a visitar a uno de nuestros proveedores de lentes oftálmicas, a los amigos de Essilor España.

Además de la planta de fabricación, también me enseñaron este “juguetito” que me lleva tentando desde hace tiempo, un topógrafo corneal que me vendría genial para realizar el seguimiento de mis pacientes operados de lasik, cataráta,… en fin córneas de personas que por uno u otro motivo se han operado y que necesitan otras soluciones, adaptación de lentes de contacto especiales,… etc pero esto os lo contaré otro día.

A lo que voy, pocas fotos puedo enseñaros por esto de I+D+i pero os cuento lo que se puede.  En este vídeo de Buenos días Madrid grabaron la parte inicial del proceso de fabricación


Estas se tallan con una punta de diamante colocada en un brazo autómata que sigue los movimiento complejos que le indica el software, la “joya de la corona” de cada fabricante.

Y después de un complejo proceso de tallado y pulido, lo siguiente es:

  • Tratamiento de limpieza.
  • Tratamiento de endurecido.
  • Prueba de calidad del endurecido.
  • Pasamos al antirreflejante.  Un proceso increible, en una sala blanca exenta de polvo y suciedad, dónde todos los trabajadores utilizan equipos especiales para que ni siquiera su respiración afecte a la calidad final de los cristales.  En los antirreflejantes de gama más alta, el proceso utiliza 8 productos químicos diferentes aplicados por capas, una a una

Os pongo la foto de cómo tuve que entrar en la sala… aquí no se puede grabar

Y por último… los controles finales de calidad, ¿por qué pensáis que hay diferencia en el precio entre unos tipos de lente y otros?  Espero que mi visita a una fábrica en España con todos los controles de calidad os haga reflexionar la próxima vez que visitéis la óptica.