Como se ve es un título muy genérico, pero lo cierto es una consulta que se hace mucho en nuestro gabinete es

  • ¿es mejor operarme de la miopía/hipermetropía/vista cansada?
  • ¿cuándo me puedo operar?
  • ¿dónde debería operarme?

Como óptico optometrista tengo mi propio criterio y creo que estoy suficientemente formada para responder, pero como en pocas ocasiones se nos da crédito, con esto de que lo que queremos es vender, he pensado resumir un seminario de un tercero.

Este fin de semana asistí a un seminario sobre “Cirugía Láser” impartido por el Dr. Carlos Orduna, de la Clínica Oftalmológica Orduna en la Universidad Europea de Madrid. Y aunque es un tema un poco denso, espero que siguiendo unas cuantas preguntas sencillas, mi resumen sirva de utilidad

OPERACIÓN PARA MIOPES, HIPERMÉTROPES, ASTIGMATISMOS BAJOS

El método de intervención más recomendado es el de cirugía láser para miopías:

  • Miopías de hasta 10 dioptrías
  • Hipermetropías de hasta 6 dioptrías

Casos de exclusión

  • Córnea con bajo recuento endotelial (paquimetría de menos de 280 micras de mínimo lecho estromal residual y menos de 400 micras centrales post-operatorio)
  • Estar inmunodeprimido
  • Tener queratocono o topografía irregular
  • Estar embarazadas o en periodo de lactancia
  • Mucho cuidado con personas con antecedentes de herpes oculares
  • Ojo seco
  • Diámetros pupilares mayores a 7mm (sobre todo en conductores nocturnos o profesiones de riesgo)
  • Menores de 20 años y mayores de 45 años

Y por supuesto no todos los tratamientos “lasik” son iguales, los más seguros son los que utilizan el láser de femtosegundo.  Con esta tecnología, en miopías medias-altas incluso se puede realizar una intervención mucho más limpia que se denomina “smile” y que consiste en quitar un “lentículo” de la córnea con una incisión en forma de “sonrisa”.

No quiere decir que el resto de casos no sean susceptibles de intervención, pero ya no sería lasik, sería

  • LENTE FÁQUICA. Se coloca en cámara anterior (delante del cristalino) en la mayoría de casos y compensa la graduación.  No son intervenciones definitivas puesto que se incrementa el riesgo de que se desarrolle una catarata secundaria a la intervención.

Este tipo de intervención se utiliza en graduaciones altas, para mejorar bajas agudezas visuales, pacientes con queratocono que no pueden usar gafa o lente de contacto o con mal recuento de células endoteliales en la córnea.

Otra técnica serían los anillos estromales que aunque tienen otras aplicaciones, se ponen principalmente en queratocono.

OPERACIÓN PARA ASTIGMATISMOS ALTOS, QUERATOCONO Y GRADUACIONES ALTAS

He adelantado un poco, lo más conocido para casos de queratocono o astigmatismos corneales elevados son los anillos intraestromales.  Se colocan unos anillos en el interior de la córnea (en el estroma) que la “estiran” de este modo se consigue una topografía más uniforme y una reducción/eliminación de astigmatismos corneales altos.

 

También se realizan las intervenciones de lente fáquica o láser PRK, una cirugía que sólo se utiliza cuándo no hay posibilidad de realizar otro tipo ya que tiene un post operatorio muy doloroso, suele asociar halos y el porcentaje de retoques es elevado.

Aquí una imagen de cómo es una lente fáquica

OPERACIÓN DE PRESBICIA O VISTA CANSADA

Según el estado de la técnica actual, este tipo de intervención está altamente desaconsejada por varios motivos:

  • Se suele realizar una técnica bien en córnea, bien con lente intraocular (como si te interviniesen de catarata) que hace que se pierda calidad de agudeza visual en lejos y también en cerca con respecto al uso de gafa
  • Son intervenciones irreversibles y hay pacientes que no se acostumbran a la nueva situación
  • NO SON DEFINITIVAS puesto que la presbicia evoluciona

La visión final que se obtiene puede simularse con lente de contacto progresiva, que hasta la fecha todavía no tienen un porcentaje elevado de adaptación, sin embargo este es muy superior al posterior a la intervención.

Para no extenderme demasiado, cualquier otra duda, no dudéis en pasar por nuestra óptica, y recordad lo que digo siempre.

Todos los oftalmologos que me vienen a la mente son usuarios de gafas