Muchas veces me encuentro en la consulta con dos preguntas:

  • ¿Por qué anuncian audífonos tan económicos en los panfletos que llegan a casa?
  • ¿Por qué los audífonos tienen un coste tan elevado?

Pues bien, a ambas preguntas se puede responder el mismo modo, si bien el importe económico de un audífono es elevado, ¿sabéis exactamente cómo funcional?

Bueno, me refiero a los audífonos 2.0, porque estos de la publicidad tan económicos son los tradicionales analógicos que ya usaban nuestros abuelos, estos que han creado la mala fama, los del “no para de pitar”, “sólo oigo ruidos”,…

Un audífono moderno, funciona del modo siguiente:

  • SE ADECUAN A LA PÉRDIDA FRECUENCIA POR FRECUENCIA, es decir, si los sonidos graves (voces de hombres) se oyen y entienden bien pero hay dificultad con los agudos (mujeres y niños) sólo amplifican los agudos.
  • DIRECCIONALIDAD INTELIGENTE. Esto quiere decir que, buscan el sonido de conversación y se “enfocan” hacía la fuente de voz, facilitando el entendimiento incluso en ambientes ruidosos.
  • REDUCCIÓN DE RUIDO.  Esto es porque normalmente las personas con pérdida auditiva no están acostumbrados a los sonidos de fondo, los audífonos los detectan y los amplifican menos que el resto
  • ANTI-FEEDBACK. Los audífonos de nueva generación utilizan complejos algoritmos que, en resumen lo que hacen es “evitar el pitido”.
  • CONECTIVIDAD.  ¿Os imaginábais hace tan solo 2 años un audífono que se conecte por radiofrecuencia (similar al bluetooth) con el móvil, la televisión, el ordenador, equipo de música, manos libres del coche… Incluso puedes poner un receptor alejado para poder escuchar al ponente en reuniones de trabajo
  • ANTI – HUMEDAD. La nanotecnología también ha llegado al mundo de la audición y, hoy en día la mayor parte de los audífonos que adaptamos utilizan el sistema “nanoblock” que protege el mecanismo de la humedad y el polvo

Y sin olvidar que, cada vez los audífonos nos aportan mayor potencia y menor tamaño.