La respuesta a la pregunta ¿por qué es difícil acostumbrarse a los progresivos?  Y la verdad es que no es difícil acostumbrase a ellos, eso sí hay que tener varias cosas en cuenta

  • Nuestra graduación y la gafa seleccionada
  • Nuestra respuesta optométrica
  • El tipo de cristales que elijamos

Vamos por partes

GRADUACIÓN.  Hoy en día se pueden hacer lentes progresivas para todo tipo de graduación, eso sí hay que tener diversas consideraciones, por ejemplo, las graduaciones elevadas requieren de reducción de espesores, las graduaciones bajas gran amplitud de campos, …   Es importante escuchar los consejos de nuestro óptico optometrista y buscar ópticas tradicionales, que no se muevan por intereses puramente económicos y que sean capaces de trabajar con varios proveedores aunque no siempre les resulte lo más rentable.

GAFA.  La gafa también es importante, tiene que cumplir los requisitos estéticos que quiera el cliente y la moda pero debe de enmarcar bien la zona ocular y la zona de mirada

 

RESPUESTA OPTOMÉTRICA.  Muchas personas, con gran acierto, visitan a su oftalmólogo antes de comprarse las gafas y renuncian a la visita optomética que, en la mayor parte de los casos además es gratuíta o con un coste muy bajo.

Esto es muy importante ya que hay desviaciones visuales que no se detectan en revisiones rutinarias y que se manifiestan en situaciones de fatiga, cambios de graduación o mala elección de los cristales.

TIPO DE CRISTALES.  Y aquí el kit de la cuestión, si la gafa es la adecuada, tenemos una buena graduacón hecha y hemos hecho una revisión optométrica podemos “personalizar” nuestros cristales las necesidades de nuestros ojos y el grado de adaptación roza el 100% por no hablar de la velocidad con la que se consigue.  Para que veáis la demostración práctica de lo que cuento, recomiendo que veáis los vídeos de cómo se fabrican y cómo se ve con lentes progresivas personalizadas de alta gama, en este caso los VARILUX S SERIES: