Tener buena vista es una condición necesaria, pero no suficiente para tener buena visión,

 

Nuestros ojos funcionan como una cámara de fotos perfecta y envían resultados óptimos a nuestro cerebro, que sería el ordenador que procesa la imagen pero

  • ¿Están todos los cables conectados?
  • ¿Están todos los elementos sincronizados?
  • ¿Está la cámara perfectamente instalada?
  • ¿Hemos instalado un buen editor de imagen?

Para asegurarnos de que todos estos factores que influyen en la visión estén perfectamente coordinados y en buen funcionamiento podemos seguir los siguientes pasos:

1. OBSERVAR LA DISTANCIA DE TRABAJO.

Si vemos que un niño se acerca mucho al papel (a menos de 20cm) es síntoma de que puede tener un problema visual, puede ser una posición de compensación para una miopía, puede ser una diferencia de visión entre ambos ojos o simplemente es un problema postural, en cualquier caso deberemos acudir a nuestro optometrista para una revisión.

2. VER LA CAPACIDAD DE SEGUIMIENTO DE LA LECTURA  Y LA ATENCIÓN.

Si un niño que por edad ya debería de tener cierta soltura en la lectura, observamos que se salta palabras o incluso líneas completas. Es probable que tenga una sincronización binocular defectuosa.

Como la lectura y en general las actividades de cerca cuestan mucho, suelen ser niños muy inquietos y con problemas para mantener la atención.

3. TENER EN CUENTA LA COORDINACIÓN CORPORAL.

Todos los órganos pares necesitan una buena coordinación, tener dos piernas sanas y fuertes no quiere decir que caminemos adecuadamente.  La mala coordinación de brazos o piernas puede ser un síntoma de una mala coordinación también en los ojos y oídos con los correspondientes problemas en el aprendizaje y el equilibrio.

Es también importante ver la coordinación ojo-mano a la hora de imitar figuras que se ven pero no se es capaz de reproducir.  Normalmente este aspecto mejora con la maduración, sin embargo hay que evitar que degenere en malas posturas o hábitos.

4. ¿HAY CONFUSIÓN DE LETRAS? ¿ESCRIBE TORCIDO?

Es muy normal en disléxicos confundir las letras “p” y “b” pero también puesde ser una lateralidad inmadura, es decir, todavía no se ha desarrollado de forma completa la coordinación de órganos pares. También suelen ser niños que escriben haciendo montañas, se tuercen, generalmente cuando además hay un problema de hipermetropía sin corregir.

5. OBSERVAR LA COMPRENSIÓN LECTORA.

Cuando el niño debería de tener ciertas habilidades lectoras, es capaz de leer con gran soltura, sin embargo no es capaz de hacer un resumen de lo leído.  Ha aprendido a mecanizar la lectura pero tiene problemas de comprensión, causados generalmente por problemas de lateralidad o mala corrección.

6. ¿SEÑALA CON EL DEDO AL LEER?

Al niño le cuesta mantener la acomodación (fijar la vista de cerca de forma continuada) y por eso se ayuda con el dedo. Puede ser un problema acomodativo o de no corrección de un problema visual.

7. MUECAS O GESTOS RAROS.

Si observamos que al leer o ver la tele el niño se acerca mucho, entorna los ojos o hace gestos raros es síntoma inequívoco de que hay que hacer una revisión.  Es típico de miopías y astigmatismos sin compensar.

8. ¿ESTÁ MIRANDO CON LOS DOS OJOS?

A veces una mala postura indica un problema de visión, es decir, el niño se coloca de forma que sólo ve con un ojo porque la visión con los dos no es tan buena como con uno sólo.  Esto es síntoma de “ojo vago” y es importante detectarlo pronto.

Estos niños en ocasiones también es posible que crucen un ojo, quizá sea poco o de forma ocasional, pero tenemos que estar atentos.

9. SENSIBILIDAD A LA LUZ

Una vez descartada una alergia o conjuntivitis, si se muestra una sensibilidad anormal a la luz, incluso en casa, es síntoma de un astigmatismo sin corregir, incluso de una hipermetropía.  Es importante corregirlo y si las causas son otras poner medios, como puede ser una buena gafa de sol

10. CANSANCIO EN LOS CAMBIOS LEJOS CERCA

Cuando vuelven a casa y nos dicen que a primera hora ven la pizarra pero que a última les cuesta verla bien y se cansan leyendo, puede ser símplemente cansancio, pero es muy probable que tengan problemas para hacer cambios bruscos de acomodación y desacomodación, convergencia y divergencia.  Al fin y al cabo los movimientos oculares se realizan con músculos que, como en el resto del cuerpo, también sufren fatiga y son susceptibles de entrenamiento.

Si se identifica cualquiera de estos síntomas es importante que se realice una revisión optométrica completa, consistente no sólo en una revisión de la vista (graduación), sino también del comportamiento de todo el sistema visual. (movimientos oculares, convergencia, acomodación, visión del color, visión en profundidad,…)  Más información www.vicentevision.com