Hay días que pasa algo extraordinario, sólo basta con un pequeño gesto

Hoy me he levantado romántica y quizá un poco melancólica, ¿os acordáis de cuándo teníamos 15 años y pasado el verano mirábamos el buzón a diario? ¿de cuándo esperábamos esas cartas de amigos? ¿de lo romántico de las primeras cartas de amor?

cartas de amor

cartas de amor

Las cartas escritas a mano tenían la emoción de la espera, no existía la inmediatez del móvil o el e-mail, tampoco había redes sociales, claro está, y en lugar de facebook y sus fotos de amigos, con alguna de esas cartas llegaba una fotografía de alguno de los momentos vividos para poder guardar en la carpeta del cole todo el año.  Digo del cole porque en la universidad ya empezábamos a utilizar el e-mail y el móvil (por supuesto a escondidas porque eso era de “freaks”).

Y esto, ¿qué tiene que ver con las gafas o los oídos?, puede que nada, pero en un autónomo es muy difícil separar la vida personal de la profesional y eso me ha pasado hoy a mi, y a uno de mis proveedore, SILHOUETTE, del que ya os he hablado alguna vez porque fabrica a mano y cuida hasta el último detalle de sus gafa propone recordar sensaciones.

¿qué tenéis que hacer?:

  1. LETTERS OF PASSION: Entra en www.silhouette.com.
  2. TUS PALABRAS COBRAN VIDA: En el taller de Linz escriben tu carta a mano para quién tu quieras (un amor, un amigo, un familair).
  3. AL BUZÓN.  No es rápido, pero tiene estilo.
  4. ECHA UN OJO A TU BUZÓN DE E-MAIL. Lo romántico no está reñido con la tecnología y te llegará una imagen fotografíada. Te sorprenderá.